En el golpe de Bolivia todavía huele a litio

Bolivia ha sido un país marcado, desde tiempos de la Colonia, por la minería. Y si hay un Departamento que representa esto como ningún otro, este es el de Potosí. De su capital escribió Eduardo Galeano en Las venas abiertas de América Latina en 1971 que “esta ciudad condenada a la nostalgia, atormentada por la miseria y el frío, es todavía una herida abierta del sistema colonial en América: una acusación. El mundo tendría que empezar por pedirle disculpas”.

El Departamento de Potosí se encuentra hoy en una situación muy diferente. De acuerdo con un estudio de la Fundación Milenio —un think tank, cabe señalar, de corte neoliberal próximo a la derecha boliviana y que recibe financiación de la Fundación Nacional para la Democracia (NED por sus siglas en inglés) de Estados Unidos—, desde 2005 (un año antes de que Evo Morales accediera a la presidencia) hasta 2017, el PIB del Departamento creció a un ritmo del 5,5%, con algunos episodios de alta volatilidad y picos de hasta el 24, 25%, como en 2008. Su dependencia de la mina, en todo caso, sigue intacta: sin ella, el promedio en ese periodo bajaría al 2,9%. Después de que el crecimiento bajara del 7,5% de 2016 al 1,3% en 2017, el PIB del Departamento alcanzó el 4,1% en 2018, pero la minería siguió representando alrededor de una tercera parte de este. En Potosí se producen entorno al 80% de los minerales de Bolivia, lo que significa entre el 55% y 60% del PIB de minero, representando el tercer sector productivo del país. Es por ello que la minería, en Bolivia en general y en Potosí en particular, es un sector estratégico en el ámbito económico, pero también de gran presión en el ámbito político.

El gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales se ha enfrentado en múltiples ocasiones a esta realidad a lo largo de su mandato. Si bien las políticas extractivistas —a las que las economías periféricas a menudo se ven forzadas para poder crecer— condicionan la diversificación de la economía productiva nacional, la apuesta de Evo Morales por que el sector minero contribuyera a sus políticas sociales ha sido clave para que la pobreza se contrajera del 60,6% al 34,6% durante su mandato, con una reducción en la pobreza extrema del 38,2% al 15,2%, entre otros logros inapelables.

Sin embargo, esta posición ha conducido a Bolivia a una relación conflictiva con las multinacionales mineras. La suspensión de contratos heredados y el esfuerzo por una política destinada al control de un sector clave, han llevado al país ante tribunales de arbitraje internacionales en diversas ocasiones; enfrentamientos en los que el gobierno canadiense ha adoptado un papel especialmente beligerante, ejerciendo prácticamente de portavoz de las multinacionales del país —multinacionales que concentran alrededor del 60% del negocio a nivel mundial—. Con todo, y a pesar de que en 2014 ya se estimaba que estos litigios habías supuesto alrededor de 1.900 millones de dólares para Bolivia, el propio Financial Times reconoció que la política del gobierno de Evo Morales había llevado al país a triplicar la economía boliviana al tiempo que se había “logrado un récord en reservas de divisas”.

El litio boliviano y la disputa geopolítica entre Estados Unidos y China

Un aspecto constatable durante el mandato de Evo Morales ha sido el descenso de la influencia de Estados Unidos en Bolivia. Como muestra un estudio de CELAG, el país llegó a ser uno de los mayores receptores de asistencia estadounidense en el continente hasta la expulsión del embajador Philip Goldberg y la DEA en 2008, tras un frustrado golpe, y de la USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) en 2013. Entonces, esta asistencia cayó vertiginosamente; con una pequeña interrupción en la tendencia en 2014 y, sobre todo, 2015, coincidiendo con los meses previos al referéndum constitucional de febrero de 2016.

A pesar de estos datos, la minería boliviana sigue siendo la principal proveedora de estaño, tungsteno, hierro y antimonio a Estados Unidos, y una de las más importantes de cobre, plata, oro y zinc. Sin embargo, las relaciones comerciales entre Bolivia y Estados Unidos también se han visto notablemente afectadas por el creciente papel de China en la región: el 21% de las importaciones del país sudamericano provienen del gigante asiático (que es hoy además el principal acreedor del país), mientras solo el 7,5% lo hacen de Estados Unidos. Evidentemente, el sector minero también se ha visto condicionado por esta disputa —que, por lo demás, involucra a otros actores, como Alemania, Canadá, Rusia o Japón—. Y, además de otros factores, para retratar hoy ese conflicto hay que fijarse en el litio.

Como es bien conocido, este metal alcalino resulta estratégico para el ámbito tecnológico; aún más, si cabe, ante las perspectivas de una transición energética que afecta a sectores como el de la automoción. La empresa estadounidense SRK certificó a finales de febrero que Bolivia posee 21 millones de toneladas métricas de litio, lo que supone casi el 70% de las reservas a nivel global, en el salar de Uyuni, en el Departamento de Potosí, que hace frontera con Chile y Argentina. Es en este triángulo en el que se estima que podría haber alrededor del 85% del litio mundial. Y todo apunta a que la demanda de este material al menos se duplicará para 2025. Ese año aparecía en la agenda del gobierno boliviano para, coincidiendo con el 200 aniversario de la independencia del país, completar el proceso de industrialización definitivo, con el litio como una parte sustancial de este. Pero a diferencia de lo que sucede en las regiones chilena y argentina, la extracción del litio potosino requiere de una mayor innovación técnica para adaptarse a la altura y la humedad que obstaculizan los sistemas de evaporación.

De este modo, a pesar del interés por desarrollar una industria nacional de litio, las exigencias de una inversión de esta magnitud no eran asumibles para Bolivia por sí sola, por lo que para desarrollar el plan, el gobierno precisaba de capital y experticia extranjera. Aún así, el presidente Evo Morales condicionó la inversión foránea a una alianza paritaria con la compañía minera nacional, COMIBOL, y con Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB). Y de este modo, en diciembre de 2018, se llegó a un acuerdo con ACI Systems Alemania (ACISA) para explotar el litio del salar de Uyuni con el fin de producir cátodos y baterías de ion litio. ACISA es una empresa germana que, entre otros clientes, provee de baterías a Tesla. Por otro lado, el pasado febrero, Bolivia también llegó a un acuerdo con la empresa china TBEA Group para, junto a YLB, extraer litio de otros dos grandes salares en Coipasa (en el Departamento de Oruro) y Pastos Grandes (también en Potosí). La entrada de TBEA, junto a la de otras empresas chinas, como China Machinery Engineering, que ya estaban situadas en el negocio del litio en el país y habían demostrado la pericia necesaria para desarrollar nuevas técnicas de extracción —de las que, se criticó, carecía ACISA—, además de ofrecer buenas perspectivas en el reparto de las ganancias, se interpretó como una amenaza para las principales mineras transnacionales.

Sin embargo, y además de otros conflictos mineros, el pasado mes de octubre, apenas unas semanas antes de las elecciones generales, el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) inició una serie de protestas contra el acuerdo con ACISA, así como contra el alcanzado con TBEA, para exigir mayores regalías para Potosí por la explotación del litio. Las acciones que se llevaron a cabo incluyeron un paro cívico y la huelga de hambre de algunos de los dirigentes de Comcipo, con su presidente Marco Pumari a la cabeza, así como diversos episodios de violencia y racismo contra el MAS (Movimiento al Socialismo; el partido del presidente Evo Morales). Tras entablar negociaciones directas con el propio presidente, en las que el gobierno adquirió diversos compromisos con Comcipo, y a escasos días para las elecciones, Pumari desconvocó la huelga.

Una vez pasadas las elecciones, el 4 de noviembre, con el conflicto postelectoral ya desatado (debido a un supuesto fraude que varios informes ya han desmontado), el gobierne canceló el acuerdo con ACISA. Para entonces, Pumari ya estaba activo en otros frentes.

El papel de Marco Pumari y las protestas de Comcipo

Conviene dedicar un pequeño apunte al papel de Marco Pumari en la instrumentalización de la protesta del Comcipo dentro del marco del golpe de Estado de Bolivia. Pumari es un antiguo militante del MAS, expulsado por haber desfalcado dinero de las juventudes del partido, del que en agosto pasado se filtró un audio en el que expresaba la necesidad de apoyar al candidato opositor de CC (comunidad Ciudadana), Carlos Mesa, en las elecciones. Para ello reivindicaba, con expresiones notablemente despectivas, la necesidad de que “todas aquellas vinchucas, chulupis y todo lo demás” votaran a Mesa para por fin desbancar a Evo Morales de la presidencia del país.

Como ya se ha señalado, Pumari activó la huelga de Comcipo en octubre y lideró las conversaciones con Evo Morales antes de desconvocarla a escasos días de las elecciones. Pero, ante las acusaciones de fraude lideradas por el millonario ultraderechista y fundamentalista católico Luis Fernando ‘Macho’ Camacho, del Comité Cívico de Santa Cruz, no dudó en ponerse del lado de este, llegando a allanar un domicilio desde donde denunció que se cometía el fraude para después desdecirse. Con el conflicto desbocado, Pumari unió su destino al de Camacho, quien —además de disponer de otros apoyos regionales cercanos a Estados Unidos— según algunas informaciones el 4 de noviembre se reunió con representantes consulares de Argentina (a los que habría pedido asilo si el golpe fracasaba) y España, a los que habría señalado la inminente incorporación de las Fuerzas Armadas al golpe.

Ese mismo 4 de noviembre, como se ha indicado más arriba, fue el día que el gobierno de Evo Morales anuló el acuerdo con ACISA. Tan solo dos días después Pumari se reunía con Camacho en un acto público. Y, ante la lectura que el vicepresidente Álvaro García Linera había hecho de dos versículos del Antiguo y el Nuevo Testamento para responder a las críticas del empresario cruceño, en un gesto servil Pumari reivindicaba que “Camacho les ha hecho leer la Biblia a los herejes”.

Una vez entregado su capital político a la causa golpista de Camacho y Mesa, Pumari celebraría por todo lo alto que esta causa alcanzara sus objetivos seis días más tarde, cuando el Ejército se unió al alzamiento cívico-político-policial y asestó el golpe definitivo al presidente Evo Morales. Mientras este salía hacia el exilio en México, Pumari reproducía un guión que resulta ya clásico a toda oposición derechista en América Latina: aparecía en CNN y acusaba a Cuba y Venezuela de haber mandado francotiradores contra las protestas postelectorales sin ofrecer ninguna prueba.

El gobierno de facto y los intereses estadounidenses

Ante los crecientes indicios sobre el papel estadounidense en el golpe de Bolivia —denunciado por personalidades como Noam Chomsky, Jeremy Corbyn, Bernie Sanders o Roger Waters—, es de esperar que el gobierno de facto actual de Jeanine Áñez restablezca una relación preferente con Estados Unidos que dé respuesta a sus intereses regionales, lo que afectaría tanto a su comercio como a sus inversiones. (No es de extrañar que, en medio de la feroz represión que ha desencadenado este gobierno, algunas de sus primeras medidas hayan sido la expulsión del personal médico cubano en el país, para regocijo de Estados Unidos, o la salida de la ALBA-TCP.)

El sector minero, y especialmente el negocio del litio, marcará en buena medida este giro. No en vano, ACISA ya expresó, con la derogación del acuerdo, que estaba “segura de que nuestro proyecto (…) podrá continuar después de una fase de calma y clarificación política”. Es de prever que, entre otras, la canadiense Pure Energy Minerals, también proveedor de Tesla y que ya se posicionó en su momento con respecto al salar de Uyuni pero no fue capaz de ajustarse a las exigencias del gobierno de Evo Morales, adopte movimientos significativos si el contexto político le es favorable. En cualquier caso, la incertidumbre entorno al litio aumenta con la inestabilidad en el país (unida a la que hay en Chile, Ecuador y Perú), debido a la enorme inversión que entraña y la resistencia social a la que esta podría enfrentarse ante circunstancias como las actuales. Aún así, el lunes 11 de noviembre, mientras el presidente Evo Morales salía del país amenazado por el Ejército, las acciones de Tesla se disparaban un 2,36%.

El golpe de Estado en Bolivia parece poner en evidencia la creciente preocupación de los Estados Unidos ante la posibilidad de que un nuevo ciclo progresista se consolide en el continente. No son pocos los analistas que entienden que la victoria de la fórmula electoral Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y las perspectivas políticas en Brasil tras la salida de Lula da Silva de la cárcel, junto a la resistencia que ha mostrado Nicolás Maduro en Venezuela y el papel de Andrés Manuel López Obrador en México, han conducido a los halcones de Washington a aplicar, una vez más, la vieja Doctrina Monroe. Con todo, si bien es cierto que, como diría Hugo Chávez, el rastro de la OEA en el golpe de Bolivia (del que he hablado en otro artículo) deja un fuerte olor a azufre, cada día parece más notable que este golpe también apesta a litio.

Alejandro Pedregal es escritor, cineasta, profesor e investigador. Su libro más reciente,Evelia: testimonio de Guerrero (Akal/Foca, 2019), recoge el testimonio de la defensora social Evelia Bahena García en su lucha contra las mineras en el estado de Guerrero (México). Es doctor por el Departamento de Cine, Televisión y Escenografía de la Universidad Aalto (Finlandia) y profesor en la Unidad de Arte Expandido (UWAS) de la misma institución.